Español Inglés
Acceso usuarios

Una de cada 10-20 personas con cáncer desarrollará un Tromboembolismo Venoso o una Embolia Pulmonar

Entre el 8 y 12 de febrero se citarán más de 1.000 oncólogos de forma virtual en la Semana de Revisiones en Cáncer

La enfermedad tromboembólica venosa (ETV), que engloba la Trombosis venosa profunda y el Tromboembolismo pulmonar, es la segunda causa de muerte prevenible en los pacientes con cáncer. Además, la prevalencia del binomio cáncer-ETV es mayor y más grave que la de cáncer-ictus o la de cáncer-infarto.

Desde la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH) alertan de estos datos con el objetivo de aportar aún más importancia a la prevención ya que el riesgo de sufrir un evento trombótico en los pacientes oncológicos es elevado “tanto en el ámbito hospitalario como de forma ambulatoria, principalmente en tumores de alto riesgo trombótico (pulmón, páncreas, colon y digestivo) con una incidencia aproximada del 23%”, según afirma la Dra. Olga Gavin, miembro de la Junta Directiva de la SETH . Y alerta “en el paciente oncológico, la posibilidad del evento trombótico es mayor en el momento del diagnóstico y en la fase final de la enfermedad”.

INCIDENCIA EN PACIENTES CON CÁNCER

Con motivo del día Mundial del Cáncer, desde la SETH, explican que la incidencia del TEV en el paciente oncológico “es poco conocida y se ha estimado entre 0,8 y 8% dependiendo de la población estudiada, el método de detección y el tiempo de seguimiento”. Además, añade la Dra. Gavin, “aunque en cánceres de alto riesgo en pacientes hospitalizados y ambulatorios puede llegar hasta el 20%, y este porcentaje tiende a doblarse cuando se realiza en examen en necropsias”.

Se estima que 1 de cada 10-20 personas con cáncer desarrollará una TVP o una EP. En sentido contrario, uno de cada cinco casos de TVP o EP (20% de la ETV) aparece en personas que sufren un cáncer activo. Por eso, es “fundamental recordar que los especialistas podemos tratar y ayudar al paciente a reconocer los síntomas, ya que en muchos casos se suelen confundir con efectos secundarios de los tratamientos del cáncer”.

Factores

Existen varios factores que determinan la aparición del evento trombótico dependen de tres aspectos fundamentales: el paciente (patología previa, antecedentes personales y familiares, etc.), el tipo de cáncer (tipo de neoplasia, estadiaje, factores genéticos del propio tumor) y el tratamiento oncológico recibido (quimioterapia, inmunoterapia, cirugía, radioterapia, colocación de catéteres).

Según afirma la Dra. Gavin, “todos estos factores deben tenerse en cuenta para poder implementar una prevención adecuada, un diagnostico precoz y un tratamiento antitrombotico personalizado que consiga minimizar los riesgos asociados al mismo, y establecer un seguimiento adecuado para una reevaluación periódica del riesgo trombótico y hemorrágico”.

Qué supone la trombosis en un paciente que tiene cáncer

El paciente con cáncer presenta un mayor riesgo de complicaciones de salud con respecto a la población general, siendo por tanto más vulnerable. Según la vicepresidenta de la SETH, la Dra. Pilar Llamas, “podemos referirnos a infecciones, desnutrición, toxicidad derivada de su tratamiento oncológico, etc. La trombosis es otro de los eventos a los que estos pacientes están más expuestos, con una incidencia variable en función del que sea su tumor primario. Genera un perjuicio añadido al que ya sufre por su enfermedad de base”.

De esta manera, y así lo recoge la evidencia cada vez más presente, “la reacción del paciente consiste en una mayor preocupación por su estado general y por la evolución de su patología oncológica”, aseguró la Dra. Llamas. Este estrés experimentado, sumado a la ansiedad a la que hacemos referencia “se ve potenciado por la necesidad de añadir un nuevo tratamiento al previo. Además, en la mayoría de las ocasiones supone pincharse heparina, con los posibles riesgos hemorrágicos que implica y las molestias secundarias a la punción subcutánea”, añade la vicepresidenta.

Nuevos avances

Sin embargo, son muchos los esfuerzos que se han llevado y se siguen llevando a cabo para tratar de minimizar el impacto de la trombosis en el paciente con cáncer. La Dra. Pilar Llamas expone “que se están investigando activamente los mecanismos y los factores de riesgo específicos en cada tipo de tumor, para así realizar una evaluación sistemática e individualizada de la probabilidad que cada paciente tiene de presentar esta complicación. Esto va a permitir modificar el abordaje y adecuar el tratamiento preventivo”.

La educación del paciente es igualmente fundamental, para que así sepa reconocer los factores que debe evitar o los síntomas que pueden hacerle sospechar que tiene una trombosis.

Por otro lado, “se han desarrollado nuevos tratamientos anticoagulantes que se administran por vía oral para así mejorar la adherencia y disminuir el trastorno que supone a los pacientes el tener que pincharse”, asegura la vicepresidenta.

Desde la SETH, insisten en que los profesionales sanitarios que tratan a estos pacientes cada vez están mejor formados y son más sensibles a esta realidad, “intentando acompañarlos, resolviendo las posibles dudas que puedan surgir y que así puedan vivir la trombosis como un proceso intercurrente en el viaje de su enfermedad que puede controlarse y tratarse con eficacia”, concluyen.

 

La Semana de Revisiones en Cáncer

El XXIII Simposio de Revisiones en Cáncer se celebrará del 8 al 12 de febrero y por primera vez de forma virtual dada la situación creada por la pandemia de la Covid-19 con el mismo  objetivo  “establecer un foro de discusión sobre los nuevos retos que presenta el tratamiento del cáncer en este 2021”. Para ello, se ha creado un exhaustivo programa científico, compuesto por 19 sesiones en las que intervendrán más de un centenar de ponentes.

Etiquetas
Suggestions
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.